Marte retrógrado en Acuario II. Marte pierde velocidad

El 27 de junio Marte se estaciona a 9º de Acuario. Hasta entonces, poco a poco, día tras día, irá perdiendo velocidad. Veamos cómo podemos manejarnos con este frenazo de la energía marcial.

Marte se asocia con aquello que hacemos, con las iniciativas que tomamos. Es la energía del deseo y del impulso hacia la acción. En toda fase de Marte retrógado, que viene a darse cada dos años y medio o tres, conviene cuestionarse aquello que hacemos o pretendemos hacer, sobre todo en la casa de la carta natal donde se encuentra Marte retrógrado en tránsito; pues seguro que en ese sector de la vida son necesarios algunos ajustes, y es fácil que el camino que llevamos ya no lo podamos mantener por mucho tiempo más. No vamos a repasar qué es lo que habría que cuestionarse en concreto en cada una de las doce casas, pues se haría muy largo, y además, es fácil que la mayoría de los lectores de este artículo ni siquiera sepáis en qué casa os cae este tránsito de Marte retrógrado en Acuario. Pero saber qué es aquello que tenemos que cuestionarnos es sencillo, pues el proceso es largo y se hará notar, y si no nos cuestionamos nosotros lo que hacemos, no hacemos o queremos hacer, ya vendrá la vida o los demás a hacérnoslo ver. La energía del colérico Marte es una energía fácilmente perceptible; por lo tanto, si sentimos nerviosismo o estrés, ira o mal humor, si discutimos o peleamos con alguien, si el corazón se acelera de entusiasmo e ilusión ciega, o si nos vemos heridos física o emocionalmente, aquello que está originando estas sensaciones es precisamente lo que nos tenemos que cuestionar, y seriamente. Y no hay que juzgar el hecho en sí, al otro, o lo que ocurre afuera, sino más bien hay que repasar cuáles fueron las motivaciones personales o los actos propios que nos llevaron a esa situación.

Si hay algo que no hay que hacer cuando Marte está frenando su marcha es dejarse llevar por los impulsos instintivos, o caer en el empeño de pretender conquistar, imponerse o afirmarse. Simplemente no es el momento y no se podrá. Cuando Marte se siente frenado o frustrado se cabrea, y si se cabrea se vuelve impulsivo, agresivo y temerario, y con estas actitudes no hay que ser muy inteligente para saber que las cosas no van a acabar nada bien. Por lo tanto, si vemos que algunos asuntos no se dan o no fluyen como esperábamos, si sentimos que la vida no nos deja avanzar o alcanzar aquello que nos proponemos, si llevamos mucho tiempo esperando algo que no termina de suceder, si el entorno nos desafía de alguna manera invitándonos a cambiar o a reaccionar… lo mejor que podemos hacer, si es que queremos tener alguna posibilidad de éxito, es cuestionarnos nuestros actos y pretensiones, asumir que por lo menos son necesarios algunos cambios o ajustes, y preguntarnos si no andamos equivocados o si nos estamos basando en algo falso.

Algo que conviene preguntarse, en este mes previo al estacionamiento de Marte, es si existe algo o alguien en nuestras vidas que nos está atando o limitando, y si por causa de ello no estamos haciendo lo que queremos, o nos vemos lejos de nuestros objetivos y metas más personales. En este caso conviene empezar a pensar de qué manera se pueden romper tales cadenas, y hacia dónde vamos a dirigirnos después. Si no somos capaces de liberarnos de inmediato, al menos habrá que considerar alternativas y planificar el cambio a medio plazo.

Si estamos pensando en tomar una iniciativa o una decisión importante, si queremos emprender un proyecto nuevo, si nos planteamos un cambio de trabajo o un traslado, dejar o iniciar una relación, etc., conviene cuestionarse si realmente es viable y merece la pena, si no pueden surgir imprevistos que echen por tierra nuestros planes, o si al final nosotros mismos no decidiremos hacer otra cosa o tomar otro rumbo distinto. Por lo menos no conviene arriesgar nada que sea valioso. Simplemente hay que seguir con la idea en la cabeza, y esperar a que se den las condiciones ideales para ponerse manos a la obra. Hay novedades que se avecinan con las que habrá que contar y que ahora no barajamos. De hecho, el peor momento para empezar algo es cuando Marte está parado (estacionario), cuando está andando hacia atrás (movimiento retrógrado) y, como ahora, cuando se está frenando. Por contra, una vez que finaliza la fase retrógrada, y Marte ya está directo y ha recuperado velocidad, es un momento excelente para emprender lo que sea o dar los primeros pasos de una nueva etapa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s